Saltar al contenido

Cómo una Zero e-moto se convirtió en una de las motocicletas más rápidas que he montado

e moto hero scaled

Últimamente se ha hablado mucho sobre el lado tecnológico y comercial de las motocicletas eléctricas, pero menos sobre su dinámica de conducción y cómo algunas de sus características únicas cambian la experiencia del motociclismo. Pasé varios meses este año yendo y viniendo entre gas y electricidad. Una temporada en particular con la FXS ZF7.2 de Zero desafió mis preceptos de rendimiento de dos ruedas. Después de tres semanas, me sentí más rápido en la supermoto eléctrica que en cualquier motocicleta de gasolina que hubiera montado, a pesar de que muchas de esas máquinas de gasolina eran más rápidas en el papel con más ponis y un extremo superior más alto. ¿Cómo fue eso posible en una e-moto de 46 caballos de fuerza con una velocidad máxima de 85 mph? He pensado mucho en eso e intentaré explicarlo.

La experiencia de la motocicleta eléctrica

Para empezar, la FXS no fue mi primer viaje en e-moto. A principios de año, probé el Ego y Eva SS9 de 150 mph de Energica, el SR de Zero y el RedShift MXR de Alta. Todo este tiempo en el sillín definitivamente me hizo conocer los méritos de las motocicletas eléctricas, es decir, su torque, pero esos viajes se limitaron a menos de un día en cada bicicleta. Con FXS de Zero, me llevé la e-moto a casa desde Nueva York para una demostración extendida de un mes. Me subí al EV directamente desde dos semanas en una Ducati Multistrada 1260S.

Debo admitir que al principio la supermoto de 293 libras, con su distancia entre ejes de 56 pulgadas y su asiento de 32 pulgadas, se sentía un poco como un juguete eléctrico en comparación con la Multistrada de 158 caballos de fuerza y ​​500 libras de Duc. Me llevé el FXS a casa durante un mes de todo tipo de paseos (ciudad, carretera, campo) por Connecticut y la ciudad de Nueva York y el condado de Westchester, Nueva York.

El cerebro de la motocicleta es el procesador Main Bike Board (MBB) patentado de Zero, y hace que la Zero sea como ningún vehículo de combustión interna. Desde el tablero o un teléfono inteligente conectado por Bluetooth, el MBB hace posible programar digitalmente múltiples facetas del desempeño del FXS. Uno puede elegir la configuración predeterminada en torno a los modos de conducción predeterminados Sport y Eco, o personalizar la velocidad máxima, el par y el frenado regenerativo.

Sin titulo 1 4 scaled

Ese último es importante. El frenado regenerativo, para abreviar, es básicamente un ajuste de cuánto el motor magnético ralentiza la rueda trasera cuando suelta el acelerador. Está configurado principalmente para permitir que el movimiento natural de la rueda trasera recargue la batería. Pero también influye en el rendimiento, así como en el alcance. Con el frenado regenerativo, puedes entrar y salir de las curvas usando solo los ajustes del acelerador, en lugar del acelerador y los frenos. El resultado neto es menos movimiento requerido por usted como ciclista y menos interrupciones mecánicas generales en el impulso de la bicicleta. Y, por supuesto, todas las motocicletas Zero (y casi todas las demás) tienen solo una marcha, por lo que no hay embrague ni cambio. Simplemente gira y listo. Piense en un viaje por un camino sinuoso en el que en una motocicleta típica está usando el acelerador, los frenos, el embrague y la palanca de cambios. En la Zero FXS, la mayor parte del tiempo, la única entrada necesaria del piloto es el acelerador. Esa es una diferencia que cambia la experiencia de conducción.

drgdgd scaled

Torque bajo demanda

Durante mi prueba FXS, la característica distintiva a la que me acostumbré cada vez más fue su entrega de potencia EV única. Aunque el FXS produce solo 46 caballos de fuerza, genera 78 libras-pie de torque. Eso está a la par con la Panigale 959 de Ducati, pero en una plataforma que es 100 libras más ligera. Más importante aún, debido a las cualidades básicas de un motor eléctrico, el par en el FXS cobra vida de inmediato y se mantiene para producir una aceleración similar a la de un rayo. Es difícil de explicar hasta que uno se sienta a horcajadas y lo siente por sí mismo. Imagínese estar en una bicicleta rápida a gasolina en el pico de la curva de par del motor en segunda marcha. Pero en lugar de hacer cambios ascendentes para permanecer en ese pico de torsión, simplemente lo acelera, sin interrupciones, con el mismo tirón a velocidades más altas. Es la naturaleza de esa entrega de potencia lo que hace que conducir una motocicleta eléctrica sea una experiencia diferente. Hay una capacidad de respuesta más directa que las bicicletas de gasolina a cada incremento adicional de giro en el agarre correcto.

El piloto de pruebas Troy Siahaan hizo una gran descripción mientras probaba el SS9 de Energica: “Una de las cosas más impresionantes … es que puedes marcar la cantidad de aceleración que deseas. Si pides dos grados más, eso es lo que obtienes. Si retrocede dos grados, también puede sentir eso. Es notable y subestimado hasta que conduces una motocicleta con una aplicación de potencia menos refinada “.

En este sentido, montar en la FXS de Zero iluminó cuánto más estaba sucediendo para crear retrasos previamente inadvertidos en la entrega de potencia incluso de las mejores bicicletas de gasolina. Desde el gas hasta la aceleración, hay carburación, combustión interna, pistones en movimiento, válvulas que se abren y cierran, el embrague, cambios de marcha, básicamente muchas partes entre un movimiento de la muñeca y la aplicación de torque al asfalto.

Sin titulo 1 5 scaled

Por el contrario, en una e-moto desde el acelerador hasta la potencia y la rueda trasera, hay mucho menos que hacer mecánicamente. En su mayoría, hay una tonelada de torque y no hay interrupciones durante todo el proceso de aceleración.

Redefiniendo rápido

En la tercera semana con el ágil FXS de Zero, los puntos de equilibrio, los puntos de frenado, las características de giro y las cualidades de rendimiento regenerativo de la bicicleta se volvieron intuitivos. También había internalizado la entrega de potencia súper inmediata, continua y similar a la de un tractor de la super moto. Cuando todo se sincronizó, de repente me sentí más rápido con el FXS que con cualquier otra cosa en la que hubiera estado.

Y cuando digo rápido, no me refiero tanto a la velocidad en mph medida. Fue la capacidad de llegar a cualquier lugar al que quisiera ir, en cualquier aplicación de conducción diaria, súper, súper rápido. Desde la aceleración en línea recta hasta rebasar en la autopista, cambios de carril laterales en el tráfico o navegar por caminos rurales sinuosos, de repente me sentí como un avispón en el FXS eléctrico de Zero. Elija una dirección, apúntela, gírela y deslícese hacia adelante se convirtió en la experiencia de montar. A medida que las e-motos evolucionan, y más ciclistas se montan en ellas, espero obtener mejores lecturas sobre su dinámica de conducción única. Creo que hay mucho más por explorar sobre cómo estos vehículos eléctricos pueden cambiar nuestras técnicas de conducción y nuestro concepto de velocidad sobre dos ruedas. ¿Quizás una clase electrónica específica de California Super motocicleta School para 2020? Eso sería una gran descarga eléctrica.

close