Saltar al contenido
Motocicletas

Síntomas de una correa del supercargador defectuosa o defectuosa

Cuando Phil y Marion Roots presentaron una patente en 1860 para el primer sobrealimentador, poco sabían que su sumador de potencia originalmente diseñado para altos hornos revolucionaría el hot rodding, los deportes de motor e incluso el mundo automotriz OEM. Desde esos días, pioneros de la automoción como el ingeniero Rudolph Diesel, el hot rodder Barney Navarro y el drag racer Mert Littlefield han creado múltiples usos automotrices para supercargadores desde la calle hasta las aplicaciones de strip. La línea de vida del sobrealimentador es la correa del soplador, accionada mecánicamente por un sistema de engranajes y poleas que hacen girar un conjunto de cuchillas dentro de la carcasa del sobrealimentador para forzar más aire en el colector de admisión de combustible, creando así más caballos de fuerza.

Dado que la correa del sobrealimentador es tan fundamental para el funcionamiento eficiente de un motor sobrealimentado, garantizar que la correa del ventilador esté intacta y en buen estado es una parte fundamental de un servicio de rutina que cualquier persona debería realizar. Sin embargo, como cualquier otro dispositivo mecánico, la correa del sobrealimentador eventualmente se desgastará, lo que eventualmente conducirá a una falla total. Si la correa de un soplador se rompe mientras el vehículo está en funcionamiento, puede provocar problemas menores, como un menor rendimiento del motor o situaciones de mucho combustible, hasta problemas mecánicos graves que van desde fallas en el hardware de la culata hasta roturas de las bielas.

Hay algunas señales de advertencia que mostrarán que cualquier propietario de un motor sobrealimentado debe tener en cuenta que pueden indicar un problema con la correa del sobrealimentador. Estos son algunos de los síntomas comunes de una correa del supercargador defectuosa o defectuosa.

1. Sonido de tictac procedente del motor

Una de las cosas más difíciles de diagnosticar sin una inspección visual frecuente es cuando una correa del sobrealimentador se está desgastando y necesita ser reemplazada. Sin embargo, una de las señales de advertencia muy sutiles de esta situación es causada por una correa del sobrealimentador deshilachada que está golpeando la protección de la correa u otras poleas que ayudan a alimentar el sobrealimentador. Este sonido será similar a un motor que golpea o un balancín suelto, y aumentará de volumen a medida que acelera el soplador. Si escucha este sonido de tic-tac proveniente del motor, deténgase e inspeccione la correa del sobrealimentador en busca de deshilachados, cuerdas o exceso de caucho que pueda estar desmoronándose.

2. Disminución de la eficiencia del combustible

Algunos de los autos de alto rendimiento de hoy en día están propulsados ​​por supercargadores que utilizan una correa de supercargador para girar los rotores hacia adentro y producir un mayor volumen de aire que se puede mezclar con más combustible para producir más caballos de fuerza. Cuando la correa del sobrealimentador se desgasta y se rompe, el sobrealimentador dejará de girar; sin embargo, a menos que el combustible se recorte o ajuste manualmente mediante inyección electrónica de combustible, el combustible crudo no se quemará dentro de la cámara de combustión. Esto conducirá a una condición de combustible "rica" ​​y desperdiciará una enorme cantidad de combustible.

Siempre que tenga una correa del sobrealimentador rota, se recomienda estacionar el automóvil hasta que un mecánico profesional instale una correa nueva, quien también se asegurará de que la sincronización del encendido y otros componentes críticos del automóvil estén configurados correctamente.

3. Pérdida inmediata de energía

Cuando la correa del supercargador Power se rompe repentinamente, deja de girar el supercargador. Una vez que el sobrealimentador deja de girar los tornillos o las cuchillas dentro del sobrealimentador, no forzará aire hacia el colector y, por lo tanto, robará al motor una enorme cantidad de caballos de fuerza. De hecho, en la moderna NHRA Top Fuel Dragster de hoy, la pérdida de la correa del sobrealimentador ahogará completamente el cilindro con combustible crudo, haciendo que el motor se apague por completo. Aunque el tranvía promedio no suministra combustible a una décima parte del volumen de estos monstruos de 10,000 caballos de fuerza, ocurre la misma condición, lo que causa una falta instantánea de potencia al acelerar.

Por lo general, el propietario de un vehículo con sobrealimentador será bastante astuto al reconocer los síntomas asociados con una correa del sobrealimentador rota o desgastada. Sin embargo, si nota cualquiera de las señales de advertencia anteriores, es mejor dejar de conducir el vehículo y asegurarse de que se reemplace la correa del sobrealimentador, se ajusten las poleas y se asegure de que la sincronización del encendido esté configurada correctamente. Si no tiene la experiencia para completar este trabajo, comuníquese con un experto en rendimiento de motores automotrices en su área.

close