Saltar al contenido

Diferencias entre turbocompresor y supercargador (¿cuál es mejor?)

🥇🥇 Turbocharger vs Supercharger Differences
Índice

Si desea aumentar el rendimiento de su motor, probablemente haya examinado las opciones entre turboalimentación y sobrealimentación. Ambos son sistemas de inducción forzada que pueden aumentar la potencia en motores de aspiración natural.

Si bien los dos tienen algunas similitudes, también hay diferencias que deben abordarse al observar el turbocompresor frente al supercargador.

Es cierto que las personas confunden los dos métodos y piensan que se pueden usar indistintamente, pero ese no es el caso. Dependiendo de su situación, una opción será mejor para sus necesidades que la otra. Echemos un vistazo rápido a esto:

Relacionados: Turbocompresor frente a supercargador: ¿Cuál es la diferencia?

El turbocompresor es más eficiente que el sobrealimentador, pero la desventaja del turbocompresor es que tiene un retraso del turbo. Turbo lag significa que tendrá un retraso antes de proporcionar energía cuando abra el acelerador. El sobrealimentador también suele ocupar más espacio.

Si bien esta es solo la respuesta rápida, hay mucho más en ella. Echemos un vistazo más detallado a las diferencias entre el sobrealimentador y el turbocompresor.

¿Qué es la inducción forzada?

Tanto los turbocompresores como los supercargadores funcionan de manera similar a los compresores de aire. Su trabajo es aumentar el flujo de aire y los niveles de oxígeno en el motor con la ayuda de la inducción forzada. Sin embargo, cada tipo proporciona este aire de forma diferente.

Cuanto más oxígeno esté disponible para el proceso de combustión, más energía podrá recibir. Con aire comprimido, la densidad aumenta, permitiendo que entre más oxígeno en los cilindros. Cuando entra más aire en la cámara, se necesita más combustible, lo que genera un poder explosivo.

Si conduce a mayor altitud, el aire es menos denso. En estos casos, la inducción forzada le permite recuperar la potencia que se perdió al exprimir más oxígeno en el motor. Si un automóvil no usa un sistema de inducción forzada, el motor solo puede funcionar según la densidad del aire en el ambiente.

¿Qué es un turbocompresor?

Turbocompresor

Cuando los gases de escape pasan a través del sistema, hacen girar una turbina que crea un vacío. Este vacío comprime el aire antes de que pase a través del colector de admisión. Si el motor gira más rápido, también lo hará la turbina, empujando aún más aire hacia adelante.

Por lo general, puede esperar un aumento de seis a ocho libras por pulgada cuadrada (psi). Con una presión atmosférica normal que mide 14,7 psi cuando está al nivel del mar, esto crea un promedio de 50% más de aire que ingresa al motor. Sin embargo, debido a que el proceso no es completamente eficiente, puede esperar recibir una mejora de hasta un 40%.

Ventajas del turbocompresor

1. Agrega poder

El beneficio más obvio de agregar un turbocompresor es la cantidad de potencia que puede liberar su vehículo. En comparación con otros motores de aspiración natural, el suyo tendrá una mejor capacidad para producir caballos de fuerza de gama alta.

Con un diseño de doble turbo, se produce una potencia aún mejor. Tener dos turbos trabajando en conjunto también puede reducir el retraso en el rendimiento.

2. Se adapta a motores pequeños

Muchos motores más pequeños se basan en turbocompresores en lugar de un sobrealimentador. Por un lado, el turbo es compacto y puede caber en espacios más pequeños.

Además, el turbocompresor es más liviano. Si tiene una aplicación de pequeña cilindrada, como una de cuatro cilindros, el turbocompresor suele ser la mejor opción.

3. Utiliza gases de escape

Los motores turbo utilizan gases de escape para funcionar. Si el turbo no estuviera allí, los gases simplemente se desperdiciarían, por lo que no se necesita nada más para operar el turbocompresor.

Debido a que se utiliza el gas residual, se reducen las emisiones. La operación del tren motriz también es más eficiente porque hay una recuperación de los gases de escape, por lo que no se pierde energía. Por esta razón, y debido al peso más liviano, debería ver un menor impacto en su economía de combustible.

Contras del turbocompresor

1. Turbo Lag

Dicho esto, un turbocompresor no funciona instantáneamente. Debido a que es impulsada por el escape, la turbina necesita tiempo para ponerse en marcha y debe alcanzar una velocidad específica antes de que pueda proporcionar el impulso.

Esta condición se conoce como retraso del turbo, o un lapso de potencia momentáneo mientras el turbocompresor está ganando la velocidad necesaria. En los autos modernos, puede esperar que el retraso del turbo dure un segundo o menos, por lo que no es demasiado doloroso.

2. Más mantenimiento

Los motores turboalimentados son brutales con el aceite de motor. Se sabe que se calientan mucho, lo que requiere aceite de alta calidad para su protección.

Por esta razón, es posible que también deba cambiar el aceite con más frecuencia. Descuidar el servicio regular podría ser perjudicial para el turbocompresor.

3. Instalación complicada

Debido a que el turbocompresor se sale del escape, se deben realizar algunos pasos de instalación especiales. Por ejemplo, será necesario modificar el escape y es posible que deba instalar un intercooler.

Si tiene inclinaciones mecánicas, puede realizar estas modificaciones usted mismo, pero requieren más tiempo. Si no puede hacerlo usted mismo, se verá obligado a pagar más por la instalación.

¿Qué es un supercargador?

Sobrealimentador

El sobrealimentador es una pieza accionada por correa o cadena que se conecta al motor. Cuando el cigüeñal gira, el sobrealimentador también gira.

Al igual que con un turbocompresor, esta pieza aumenta la presión y la densidad del aire en el motor de combustión interna. Con cada ciclo de admisión, se suministra más oxígeno al motor, lo que obliga a consumir más combustible que genere más potencia.

Ventajas del supercargador

1. Energía instantánea

El sobrealimentador no crea retrasos como lo hace el turbocompresor. Puede contar con una entrega de potencia instantánea, ya que el sobrealimentador obtiene su potencia del cigüeñal.

Este impulso de banda de potencia lineal puede aumentar la potencia en más que un turbocompresor comparable. Además, el sobrealimentador es conocido por generar mejor potencia a menores RPM.

2. Fácil instalación / sin mantenimiento

El sobrealimentador requiere mucha menos instalación que el turbocompresor. No tendrá que hacer modificaciones al escape para instalar un sobrealimentador.

Además, el sobrealimentador no grava el aceite de la misma manera que lo hace el turbo. Por esta razón, puede instalar un sobrealimentador y no pensar dos veces en el mantenimiento.

Contras del supercargador

1. Menos eficiente

Los supercargadores utilizan la potencia del motor para funcionar. Para producir la energía, se necesita más energía. Por esta razón, no serán tan eficientes como el turbocompresor.

Tener una conexión directa al motor puede hacer que el sobrealimentador sea más potente, pero también los hace menos eficientes. Puede esperar ver una caída significativa en la economía de combustible con esta configuración.

2. Requiere más espacio

El sobrealimentador ocupará más espacio en el compartimento del motor. Por esta razón, normalmente se usa junto con motores más grandes, como un V8.

Sería difícil instalar un sobrealimentador en un compacto de cuatro cilindros. Es por eso que los supercargadores solo se usan en un puñado de autos.

3. Preocupaciones futuras

Lamentablemente, los supercargadores se están volviendo menos populares. Los turbocompresores dominan el mercado a medida que los fabricantes de automóviles se esfuerzan por cumplir con ciertos estándares de ahorro de combustible y emisiones sin comprometer el rendimiento.

Dado que los turbocompresores continúan combinándose con la inyección directa de combustible, se pueden usar con motores más pequeños, lo que permite que todos se beneficien de un poco de potencia adicional. Teniendo esto en cuenta, es difícil saber cuánto tiempo más se utilizarán los supercargadores en los vehículos nuevos.

¿Qué es mejor: turbocompresor o supercargador?

En estos días, es importante ponerse del lado de la opción eficiente. Los turbocompresores tienen más sentido en muchas aplicaciones porque hay menos desperdicio.

En el futuro, también veremos un aumento en los turbos eléctricos. Este diseño utiliza un motor eléctrico para enrollar el turbocompresor a bajas RPM. Te queda un impulso más útil hasta que los gases de escape se acumulen lo suficiente para producir energía, proporcionando lo mejor de ambos mundos.

close